PEELING QUIMICO

 

El peeling  es un tratamiento de belleza usado desde la antiguedad; en el antigüo Egipto y Roma se utilizaba la leche agria (acido lactico) y diversas frutas (acido citrico) para embellecer la piel. Pero es a partir de los años 50 cuando esta técnica toma empuje y desarrollo, y hoy en día es una pieza básica en la Medicina Estética, siendo un método seguro, efectivo y en constante evolución.

 

Usos: tratamiento de las manifestaciones del envejecimiento cutáneo, pérdida  de hidratación, elasticidad, luminosidad, estrías, cicatrices, manchas pigmentadas, acné, arrugas, etc.

 

El objetivo del peeling es eliminar las células de las capas más superficiales de la piel (epidermis), o incluso penetrar hasta la dermis  utilizando diferentes agentes químicos, que inducen una descamación controlada de la piel según la profundidad elegida del peeling, y que tiene como efecto deseado la renovación de la piel y el tratamiento de algunas lesiones o patologías asociadas.

 

 

 

 


Los Peelings Químicos Médicos te proporcionaran una piel nueva, revitalizada, luego una descamación controlada y provocada por la sustancia química adecuada a tu tipo de piel y patologia asociada.

Dentro de los peelings hay una variedad y la elección de cada uno y su profundidad dependerá del tipo de piel del paciente, su historia clinica y del efecto que queremos conseguir, desde brindar hidratación y luminosidad al rostro, pasando por tratamientos de acne, cicatrices residuales, pieles seborreicas, pieles con rosacea, tratamiento de manchas , hasta peelings profundos que logran un impresionante rejuvenecimiento facial no quirurgico.

 

Con el peeling químico de uso médico  se logra profundizar con el agente químico hasta la dermis (peelings medios y profundos), logrando por tanto un efecto mucho más duradero e importante que con las descamaciones superficiales. Es una técnica sencilla, segura, ambulatoria  y con gran efectividad, con resultados apreciables en pocos días después de su aplicación.

El numero de sesiones y su periodicidad dependerá del efecto deseado y de la condición previa del paciente.

 Es muy importante que el paciente comprenda que no debe exponerse  al sol ni tomar rayos UVA , mucho menos sin protección solar alta(SFP 50) al menos durante el primer mes del tratamiento, sobretodo pacientes con manchas faciales que están sometidos a tratamientos despigmentantes.